Atún con coliflor y chips de boniato

Compartir esta receta

En esta receta hablaremos del boniato, un alimento que está ganando mucha popularidad durante la última década por el mundo, aunque en Europa siga teniendo una presencia un tanto secundaria, tan solo consumido de manera frecuente en algunos países como España, donde es tradición comerlo asado durante los meses de otoño.

El boniato es un alimento nutritivo, riquísimo y muy asequible, y al igual que el atún, es muy flexible en la cocina. De su carne se pueden preparar una infinidad de platos, desde cocinarla al horno, purés, salsas e incluso postres. Del boniato se puede (y debe) aprovechar todo, por eso la receta de hoy nos va a mostrar cómo sacarle el máximo partido a su parte menos popular, que algunas personas prefieren descartar y tirar: su piel.

La piel de boniato puede comerse, y es habitual cocinarla con el resto, pero sin prestarle atención especial. Aun así, cuando la separas puedes darle usos únicos y riquísimos, como las deliciosas “chips” de boniato, una manera divertida y “crujiente” de comer sus pelas. Acompáñalas de una emulsión de coliflor y una buena rodaja jumbo de Atún de Aleta Amarilla Koldfin, y el resultado será una auténtica delicia.

Ingredientes ( 4 min pax)

2 pack de rodaja jumbo de Atún de Aleta Amarilla Marinado Congelado Koldfin.

 ¼  coliflor

Piel de 1 boniato

Sal

Pimienta

40ml Aceite de Oliva Virgen Extra

Aceite de oliva para cocinar

  • Dificultad Baja
  • Tiempo total 15 min
  • Comensales 4

Paso a paso 1/7

Poner agua a hervir con sal. Mientras esperamos a que hierva, limpiamos y cortamos la coliflor, y pelamos el boniato haciendo tiras largas y anchas (el tamaño perfecto para hacer los chips). Reservamos las pelas un bol con agua fría.

Paso a paso 2/7

Cuando el agua esté hirviendo, echamos la coliflor, tapamos y bajamos un poco el fuego y esperamos 8-9 minutos. Mientras esperamos a que hierva, preparamos un recipiente para preparar una emulsión y una batidora. Cuando lo tengamos todo listo para luego, empezamos a hacer los chips de boniato antes de que acabe de hervir la coliflor.

Paso a paso 3/7

Para preparar los chips de boniato, quitamos el exceso de agua con un colador y las secamos con papel de cocina. Importante que queden bien secas, ya que si están mojadas nos podemos salpicar mientras las freímos.

Paso a paso 4/7

Ponemos una sartén a calentar con aceite de oliva. Como las pieles son muy finas, no es necesario poner mucho aceite. La temperatura del fuego no tiene que ser muy alta, o corremos el riesgo de que se quemen las pelas. Para comprobar que el aceite esté lo suficientemente caliente, sumergimos una de las pieles en él, y si salen burbujas, es que está listo

Paso a paso 5/7

Cuando estemos friendo el boniato, tenemos que fijarnos que disminuyan el número de burbujas y la piel empiece a coger un color más dorado, cuando tenga ese color, las pondremos en un plato con papel de cocina para absorber el aceite.

Paso a paso 6/7

Más o menos debería haber pasado los 8-9 minutos. Para comprobar si la coliflor esta cocinada de manera adecuada, la pinchamos, y si no esta dura sabremos que esta lista. Cogemos la coliflor junto a sus hojas y la trituramos en el recipiente hasta que quede como un puré. Las hojas le darán un apetecible toque de color verde. Agregamos el aceite (40ml), salpimentamos y volvemos a mezclar.

Paso a paso 7/7

Finalmente, sacamos nuestra rodaja de Atún Koldfin, calentamos bien una sartén, y la marcaremos a fuego muy fuerte durante 45 segundos por cada lado. Emplatamos junto a la salsa y los chips, salpimentamos y listos para comer.

Redescubre el boniato, un manjar poco conocido.

Cristóbal Colon trajo consigo una increíble variedad de hortalizas, frutas y especies desde América, muchas de ellas esenciales en la dieta de occidente y el resto del mundo. Entre las especies más famosas encontramos el tomate, el maíz, los pimientos, el cacao, la patata, etc. con una relevancia gastronómica mundial y presentes prácticamente a diario en la mayoría de los platos del mundo. Aun así, algunas especies que deberían merecer el mismo trato que las anteriores pasaron desapercibidas, y fueron relegadas a un papel muy secundario en nuestra gastronomía.

Una de esas especies es el boniato, un alimento muy bien asentado en Asia, América y algunas regiones de África, pero con una sorprendente presencia limitada en Europa, donde tan solo es relevante en algunos países como España, donde es tradición comerlo asado durante los meses de otoño.

Esperamos que esta receta te ayude a descubrir una nueva manera de cocinar el boniato, y te inspire a incorporarlo en tu dieta.